Metodología

El Intercambio se basa en la experiencia como insumo y a la vez como espacio de aprendizaje. A través de la vivencia concreta, los participantes inician un proceso que parte de identificar la experiencia personal y grupal, para luego observar y reflexionar analíticamente dicha experiencia, identificar y definir los elementos claves de la práctica concreta y finalmente regresar a la práctica para aplicar lo aprendido.

Este proceso de aprendizaje propone la participación activa de los jóvenes,donde sus experiencias y reflexiones individuales y grupales se convierten en parte del producto de aprendizaje. Para esto serán llevados desde el comienzo del Intercambio a través de procesos activos que los animen a participar. Los que conducen las sesiones de aprendizaje, se convierten en facilitadores de esta experiencia vivencial. Tienen la misión de monitorear y llevar los procesos en que los participantes actúan.